Ateneo Sociedad Rural de Lobos / Noticias
contacto
   
 

 
 

Necesidad de participación y compromiso

Adriana Urdiain: trabajadora social, docente y actual Presidente del Ateneo Juvenil de la Sociedad Rural de Lobos. La sociedad y la necesidad de aportarle herramientas a los jóvenes para que confíen y puedan llevar adelante sus objetivos

¿Cómo empezaste a formar parte del Ateneo?

Fui invitada por Jennifer Sperr  (que a su vez había sido invitada por Raúl Berrueta) a la charla introductoria que vino a dar María Virginia Lagos (actual presidente de Ateneos Carbap).

 

¿Tenías algún vínculo con el campo?

Nací y viví toda mi infancia en Carboni. Mi papá era empleado en un campo de seiscientas hectáreas. A los doce años me puse a pensar en mi futuro y a evaluar si iba a ir a la escuela agropecuaria. En definitiva, decidí venir a la ciudad. Todavía tengo familiares que viven en las zonas rurales y la mayor parte de mi familia realiza trabajos relacionados con la actividad agropecuaria.

 

Desde septiembre que sos presidente del Ateneo, ¿cómo te resulta la experiencia?

Elegimos los cargos por una cuestión de formalidad y de organización en el trabajo diario. Las decisiones y el compromiso son de todos los miembros. El grupo avala que determinada persona ocupe el cargo y eso permite desempeñarte con mayor comodidad.

 

Los acuerdos, ¿se logran alcanzar fácilmente?

Depende de las propuestas, ya que se evalúa si el proyecto puede ser viable, si contamos con los recursos económicos y de personal para llevarlo adelante. Por lo general, se logran acuerdos rápidamente.

 

¿Hay algún proyecto nuevo para este año?

En el último congreso al que asistimos, que se realizó en Pergamino, trajimos una idea que funcionó en otras ciudades. Aún tenemos que analizar y evaluar el proyecto para ver si es viable. Luego, lo daremos a conocer.

Para este año, continuaremos colaborando con las instituciones con las que veníamos trabajando y esperamos poder llevar a cabo la Expo Lobos.

 

¿Hay un seguimiento de las tareas proyectadas por el Ateneo?

Los proyectos que emprendemos son de corto plazo, para así poder alcanzar el objetivo propuesto. Esperamos poder abrirnos más a la comunidad con proyectos que podamos desarrollar. No buscamos propósitos grandes sino metas que podamos alcanzar. No daríamos una buena imagen si anunciáramos una actividad y luego no la realicemos.

 

¿Qué cantidad de miembros tiene hoy?

Alrededor de veinte. Sucede que la asistencia de los integrantes a las reuniones es fluctuante.

 

Suponiendo que algún joven se quiere sumar, ¿cómo se puede contactar?

Por facebook: Ateneo Juvenil Sociedad Rural de Lobos. Por twitter: @AJuvenilSRL. Nos contactan y asisten a una reunión. Estamos abiertos a sumar jóvenes comprometidos con el trabajo y la formación como dirigentes sociales.

Un mes antes de finalizar el año 2015 hicimos una reunión especial para los nuevos miembros.

 

¿La relación con la comisión directiva de la Sociedad Rural de Lobos es fluida?

Sí, es una relación muy buena. Constantemente mantenemos intercambios, ya que miembros de la comisión directiva asisten a nuestras reuniones y nosotros a las suyas. Ambas partes conocemos qué estamos haciendo y la comisión directiva colabora con el Ateneo con una mirada distinta y de mayor experiencia.

 

Tu profesión te enfrenta a la realidad social actual. ¿Hay alguna carencia en el tejido social que observes como relevante?

Se necesita más de este tipo de organizaciones y personas que participen. La mayoría de los jóvenes que asisten al Ateneo están pensando en un mundo mejor, en un cambio positivo de la sociedad y buscan aportar su granito de arena. En la escuela, se nota desanimo y desinterés por parte de los jóvenes.

 

¿Puede ser que la escuela no los motive?

 

La escuela se tiene que reestructurar. Los chicos tienen ganas pero necesitan de apoyo y estímulo. Hay que aportarles herramientas que le den confianza en que lo pueden realizar. Cuando sucede esto, se animan a todo.