Institución / Comisión Directiva
contacto
   
 

 
 

La clave del cambio es el compromiso

Andrés Egli: el campo, su experiencia en las instituciones y la mirada puesta en el futuro

Vengo de una familia de lazos muy estrechos con el sector lechero. Aunque debo decir que heredé el gusto por el campo más por mi abuelo que por mi padre. Me crié en este espacio y estoy convencido que no sólo te tiene que atraer el trabajo dentro sino también tranqueras afuera, ya que gran parte del negocio se define ahí.


Actualmente soy miembro activo de Carbap, CRA, CREA y de la Sociedad Rural (desde que Adalberto Mársico me invitó). Estoy convencido de que la realidad la cambiamos nosotros, por eso hay que empezar a participar en las instituciones. No hay que quedarse aislados o ir a un café con amigos a quejarse. Entre todos podemos, de a poco, revertir aquellas situaciones que no producen beneficios generalizados.

 

La Sociedad Rural de Lobos, desde adentro


Desde que formo parte de la institución, puedo afirmar que siempre fuimos un grupo que acompañó las ideas innovadoras surgidas de los miembros de la Sociedad Rural, generando participación en las reuniones hasta lograr, en varias oportunidades, lazos de amistad. La creación de la balanza de camiones, el nuevo edificio de la sede social, la inclusión del gerente, son algunos ejemplos que reflejaron esos cambios.


Haber sido presidente me resultó una experiencia gratificante. Es una función que requiere compromiso, dedicación, tiempo y todo el esfuerzo necesario para alcanzar los objetivos planteados. Para este cargo es fundamental el liderazgo y la actitud motivadora, sobre todo en la propuesta de nuevas temáticas hacia la comisión directiva. Para el desarrollo de las organizaciones, resulta primordial contar con un gerente, individuo dinámico, que tenga una presencia constante y que permita enlazar las acciones que realizan las diferentes gestiones, en pos de consolidar un recorrido.


Una de las barreras que cuesta vencer es cuando sólo hay dos o tres miembros que llevan adelante la organización. Desde mi concepción, es muy valioso que cada quince días doce personas se sienten en la mesa a evaluar y determinar el camino a seguir, validando lo actuado por gerencia y presidencia. Esto es lo que pasa en nuestra Rural.

 

La invitación a que nuevos integrantes formen parte de la Rural es constante.


Es importante que los jóvenes comiencen a ser parte, formando un equipo y además, que la dinámica no dependa sólo del gerente o el presidente, sino que otras personas lo puedan acompañar. Uno de los jóvenes que integran nuestra comisión directiva manifestó la inquietud del Ateneo: “pateamos el hormiguero” en Lobos y afloró una nueva sangre. El aporte principal de los Ateneos es que los jóvenes puedan conocer a la entidad, sin la obligación de entrar en una comisión.

 

Reflexiones de la situación actual

 

Hay un círculo negativo que tenemos los argentinos, relacionado con la falta de respeto hacia las leyes y el escaso tiempo que le dedicamos a la “cosa pública”. Me preocupa que exista una clase media que vota por el bolsillo y no por el futuro.

 

 
Hay un círculo negativo que tenemos los argentinos, relacionado con la falta de respeto hacia las leyes y el escaso tiempo que le dedicamos a la “cosa pública”.

 

Tenemos un potencial económico enorme. Cuando cursaba mi carrera de ingeniería, me mostraban cómo iban disminuyendo los precios de los comodities. Desde el año 2000 tenemos otra realidad, mucho más favorable, de mayor valor de los comodities en general y de los alimentos en particular, que no ha sido aprovechada convenientemente.


Hay que ser objetivos a la hora del análisis y puntualizar lo que hacemos bien y mal. En este sentido, soy crítico del discurso pesimista de la dirigencia agropecuaria porque no nos estamos" fundiendo", estamos perdiendo una gran oportunidad. No hay duda: podríamos estar en una situación mejor, con más trabajo. Y la lechería, que es la actividad a la que me dedico y de la que puedo opinar con mayor conocimiento, tiene un estancamiento preocupante.

 

Por eso insisto, la clave del cambio es el compromiso y la participación.

 
 
 
 
        l