Institución / Comisión Directiva
contacto
   
 

 
 

Sembrar ideas

Luciano Arata: un breve recorrido por la mirada del productor agropecuario, dirigente y ciudadano

La situación local del sector no escapa a la realidad que vive el campo a nivel nacional, el mismo se encuentra ahogado por los niveles impositivos que se le impone, no dejando lugar para la inversión y el crecimiento.

 

Los precios de lo que producimos son los mismos de hace varios años o inferiores como en el caso de la ganadería de carne, pero con costos en alza constante en dólares, que erosionan los márgenes de rentabilidad año tras año. A esta situación hay que agregarle los riesgos e incertidumbre propios de la actividad, a los que estamos acostumbrados y aceptamos, de lo contrario no seríamos productores agropecuarios.

 

Después del conflicto del 2008 hubo un resurgimiento de toda una generación de productores que entendieron que la manera de cambiar la situación era participando y abriéndose a otros espacios. Se acabó la época de la queja en los bares y mirar cómo deciden por nosotros. Se refleja compromiso, pasión y ganas de trabajar más allá del ámbito propio.

 

 
   
  "La Sociedad Rural de Lobos es una institución comprometida con la comunidad, ya que no
es viable una sociedad donde un sector se desarrolle de manera indiferente para con los demás".

La Sociedad Rural de Lobos es una institución comprometida con la comunidad, ya que no es viable una sociedad donde un sector se desarrolle de manera indiferente para con los demás. Debe estar atenta a las necesidades de los productores, escuchar sus reclamos e intermediar para que sus peticiones o derechos sean atendidos.

 

Para que se cumplan los objetivos propuestos el campo no tiene que renunciar a sus reclamos, sino hacerlo de manera clara y profesional. En este sentido es importante la comunicación y no debería dejarse librada a las variables del contexto. Se evidencia la necesidad de formar personas que sean capaces de convertirse en dirigentes y puedan ejercer un liderazgo tranqueras afuera.

 

Cuando a mí me invitaron a ser miembro de la comisión directiva de la institución, hace más de veinte años, una de las condiciones que puse era que no podía participar de las reuniones por mi agenda laboral. Rudi Yanarella me dijo “nene, está muy bien lo que hacés pero si realmente querés cambiar algo, es muy importantes el trabajo tranqueras adentro como afuera. No vas a conseguir nada si te matás trabajando todo el día y no te ocupás de lo otro. Lo único que vas a conseguir es que se ocupen personas no capacitadas”. La verdad, esas palabras me marcaron.

 

La gente debe entender que cada vez los alimentos se pagan más caros, mientras que los productores continúan percibiendo lo mismo por su trabajo y esfuerzo.

 
 
 
 
        l