Institución / Comisión Directiva
contacto
   
 

 
 

Nuevas miradas

Raúl Berrueta: juventud unida al compromiso y la responsabilidad de ser parte de una institución con un futuro alentador

Recuerdo que, en el año 2010, asistí con mi papá a una reunión abierta que realizaba la Sociedad Rural de Lobos. En ese momento me consultaron si quería formar parte de la comisión directiva. Lo pensé y terminé aceptando. Asumir ese compromiso, para un joven de 21 años, era un gran desafío y mucha responsabilidad. Después de haber transcurrido cuatro años, estoy totalmente convencido de que no me equivoqué en formar parte de esta entidad.

 

Estando incluido dentro de la nueva camada de dirigentes, resultó ser una experiencia no sólo novedosa sino que, a su vez, enriquecedora hacia mi persona. Con las características propias de la juventud e inexperiencia, uno trae consigo esperanzas, sueños y, sobre todo, mucho brío.

 

Me encontré con gente dispuesta a escuchar nuevas propuestas y, en especial, a valorarlas. Del trabajo conjunto con el resto de la comisión logramos grandes avances y como siempre manifiesto, vamos por más, porque del sacrificio y el trabajo en equipo se obtienen los mejores resultados.

 

El Ateneo Juvenil es mirar a futuro, abrirles la posibilidad a todos los jóvenes de que conozcan la institución desde adentro, aprendan a quererla y sentirse parte. Mi sueño es que los jóvenes tengan la oportunidad de capacitarse, para ser futuros líderes en cualquier ámbito sobre la base del respeto, la solidaridad y todos los buenos valores que enriquezcan a nuestra sociedad.

 

     
"Mi sueño es que los jóvenes tengan la oportunidad de capacitarse, para ser futuros líderes en cualquier ámbito sobre la base del respeto, la solidaridad y todos los buenos valores que enriquezcan a nuestra sociedad".
 

 

En febrero, todos juntos, comenzaremos a desandar ese camino en pos de lograr mayor cantidad de mejoras para la Rural y la comunidad, reflejando que la juventud comprometida es capaz de desarrollar propósitos.

 

El desarraigo llevó a que cada vez menos jóvenes se queden a trabajar en el campo. Como factor determinante se destaca, especialmente, la falta de oportunidades en los temas de educación. Se puede revertir este escenario, sólo depende de nuestro trabajo.

 

En la actualidad los jóvenes han descubierto que pueden alcanzar grandes progresos comprometiéndose con diversas instituciones. La Sociedad Rural no es la excepción, la juventud lo advierte y en la medida que podamos empezar a recorrer este camino en compañía y obtener resultados, se irán sumando otras personas.

 

La Sociedad Rural de Lobos transita un periodo de cambios y nuevos proyectos, enfocándose en un mejor posicionamiento hacia el futuro.

“Aprender de los errores del pasado,
Para mejorarlos en el presente,
Es lograr el futuro soñado”

Creo que esta es la razón de nuestro trabajo y hacia eso vamos, manteniendo vigentes los valores, pero sin descuidar los cambios que nos marca la sociedad y el entorno vertiginoso en el que vivimos.

 

Siempre uso una frase del poeta japonés Kioto, que me parece sensacional:

“Las grandes obras de las instituciones,
las sueñan los santos locos,
las realizan los luchadores natos,
las aprovechan los felices cuerdos,
y las critican los inútiles crónicos”

 
 
 
 
        l